La música que alimenta el alma.

Se dice que el «arte alimenta el alma». Practicar una disciplina artística desarrolla nuestra creatividad, expresa adecuadamente nuestros sentimientos y muestra nuestra propia esencia; asimismo, de manera indirecta, permite que otras personas se identifiquen entre sí.

El arte, en general, ayuda a las personas a relacionarse consigo mismos y con su cultura, entendiendo ésta como la historia de una sociedad, sus paradigmas, valores e incluso normas.

De acuerdo a estudios neuropsicológicos, se ha demostrado que el arte a través de la música entra en contacto con nuestro cerebro, beneficiando nuestro lenguaje, lógica, motricidad y el manejo espacial. Esto sucede solamente con escuchar, ¿qué pasaría si exploramos la interpretación y la creación musical?

La práctica de un instrumento forma y fortalece los procesos cognitivos, sociales y emocionales de las niñas y niños y adolescentes. En primer lugar genera «disciplina», pues requiere de concentración y técnica para dominar los instrumentos, por ejemplo: colocar los dedos en cierta posición, la forma de rasgar las cuerdas, etc.

En segundo lugar, nos lleva a la escucha. Además de escuchar el ritmo, la melodía y la letra de una canción, logramos identificar y entender las emociones que «alguien» quiere transmitirnos.

Otro impacto importante de la música en el desarrollo de la niñez y adolescencia es que mejora la autoestima, lo que les permite superar retos, aprender de ellos y crecer continuamente.

La práctica de un instrumento amplía, entonces, su perspectiva cultural y adquieren más herramientas personales para relacionarse con los demás personas. Así identificamos la importancia del arte en la vida de nuestras hijas e hijos.

Es por eso que a continuación, te compartimos algunos BENEtips sobre este tema:

  1. Convive con tus hijas e hijos. Pregúntales ¿Qué les hace sentir la música que escuchan?, ¿qué piensan sobre ella? y ¿por qué les gustan las diferentes piezas?
  2. Acércalos a diferentes géneros: rodnas infantiles, música clásica, música popular, etc. Observa sus reacciones y descubre cuáles favorece sus estados de ánimo y concentración. La música también puede decirte mucho de lo que sienten, de lo que piensan y lo que les interesa.
  3. Invítalos a aprender a tocar un instrumento. Conozcan desde su fabricación, componentes, hasta algunos intérpretes famosos.
  4. Y recuerda «Escucha con el oído del corazón y reverencia a las personas». Involucra siempre a tu familia en la cultura y reconoce los gustos de cada uno.

Acércate y conoce las actividades artísticas que distinguen al Colegio Benedictino y que fortalecen la educación de nuestros estudiantes.

Deja una respuesta

Note: Comments on the web site reflect the views of their authors, and not necessarily the views of the bookyourtravel internet portal. Requested to refrain from insults, swearing and vulgar expression. We reserve the right to delete any comment without notice explanations.

Your email address will not be published. Required fields are signed with *